Hacer harinas de calidad es una gran responsabilidad

Trabajamos en un régimen de calidad controlada con certificación UNI EN ISO 22000:2005 y todas las fases de elaboración se llevan a cabo siguiente el sistema HACCP para los controles higiénico-sanitarios. Contamos con certificación para la producción de harinas biológicas, harinas kosher Parve y QC Emilia-Romaña.
Los componentes clave de nuestro sistema de calidad son los siguientes
Laboratorios de análisis de Borzano y Vicofertile

Nuestros dos laboratorios están equipados con las herramientas más innovadoras disponibles en el mercado para el análisis del trigo antes de su aceptación, el control de las fases de molienda y de todos los lotes de harina antes de ensacarlos y/o entregarlos al cliente.
Se realizan comprobación analíticas también por parte de laboratorios externos reconocidos por la Región. Siempre realizamos:

  • análisis del trigo que nos llega
  • análisis de todos los lotes de harina producida
  • análisis microbiológico periódico del agua potable y comprobación bioquímica anual para la potabilidad.
Laboratorios de análisis de Borzano y Vicofertile

Nuestros dos laboratorios están equipados con las herramientas más innovadoras disponibles en el mercado para el análisis del trigo antes de su aceptación, el control de las fases de molienda y de todos los lotes de harina antes de ensacarlos y/o entregarlos al cliente.
Se realizan comprobación analíticas también por parte de laboratorios externos reconocidos por la Región. Siempre llevamos a cabo:

  • análisis del trigo que nos llega
  • análisis de todos los lotes de harina producida
  • análisis microbiológico periódico del agua potable y comprobación bioquímica anual para la potabilidad.
Inspecciones internas

Las inspecciones las planifica y las realiza personal independiente y competente en base a un conjunto de formularios específicos (lista de verificación e informe de auditoría).

Ciclo de producción

El ciclo de producción está totalmente automatizado: todo el molino está controlado por el sistema de gestión computarizado que limita la intervención humana tan solo al control y a la resolución de posibles anomalías, y permite una trazabilidad total a lo largo de toda la cadena alimentaria.
Todas las instalaciones se han diseñado para funcionar 24 horas al día, hasta un máximo de 350 días al año. Todas las operaciones están automatizadas, para reducir el riesgo de errores humanos y evitar manipulaciones que podrían contaminar los productos a nivel de calidad e higiene.
Cada operación se realiza por lotes de elaboración, de manera que cada parámetro pueda registrarse en aras de la trazabilidad de los productos.

Trazabilidad

La trazabilidad de los lotes de trigo y de las harinas elaboradas está garantizada. Efectuamos una codificación de los lotes: para el trigo que llega tenemos un número de aceptación progresivo, para las harinas ensacadas y a granel tenemos un número de molienda y en los sacos un número de lote.
Todos los datos se registran y pueden consultarse en cualquier momento a través de un ordenador, de forma que la situación esté siempre bajo absoluto control.

Las materias primas

La base esencial para obtener un excelente producto de un único componente son, por supuesto, las materias primas.
Molino Denti controla directamente toda la cadena alimentaria para que ni siquiera el más mínimo paso pueda comprometer la atención que se presta durante todo el proceso de transformación, con el fin de obtener harinas de la mejor calidad.
Empleamos principalmente materias primas italianas, que adquirimos directamente de los agricultores y de depósitos nacionales seleccionados de almacenamiento

El almacenamiento

Con el mismo cuidado meticuloso que caracteriza a los demás procesos de producción se realiza la fase de ensacado y paletización, en entornos salubres específicamente designados para mantener inalteradas las características de las harinas antes de su envío.

Laboratorio de panificación

Lo utilizan nuestros técnicos para transformar las harinas, mediante las distintas técnicas de panificación, en pan o en otros productos como pizzas, focaccia, dulces horneados, pastelería fresca y bizcochos para probar el comportamiento real de las harinas.
Además, se emplea para la investigación y el desarrollo de nuevos productos